Diego Valeriano

Dos tiros por la culata. Diego Valeriano*

Jugar al allanamiento en el recreo, saltar la mesa, tirarse al piso, descartar pillo, agitarla como mujer de chorro, patear la puerta del aula corte grupo Halcón. Ponerse como contento porque los días son más largos, más pillos y huelen distintos. Escuchar historias de saqueos y dejarse llevar por la imaginación, añorar lo que tal vez ni pasó. Reírse hasta que se salgan los mocos, ser parte de esa banda que pone la fiesta en los actos, en la cancha, en el barrio. Morir de emoción cuando lo dejan usar el redoblante. Fumar como grandes, aprender a caminar, mostrar las marcas en el cuerpo como trofeo de guerra. Escapar de lo poco que le dan, vagar como malditos, charlar con los mayores, hacer silencio, recibir los retos, comerse el gaste, esperar la oportunidad. No dejarse psicologear, ir a los talleres solo por la beca, mentirle a la trabajadora social, rayarle el auto a la coordinadora del Centro Comunitario. Conocer a Alberto solo de nombre, porque está ahí, en la pared con Cristina, porque lo nombran los de la básica donde la vieja la manda por mercadería. Ir a cada día del niño que arman los candidatos, agarrar las bolsitas de caramelos, desquiciarse en el pelotero sin que lo vean los guachos más grandes, saber que la foto es parte del acuerdo, rapiñar algún teléfono de los gatos que lo acompañan si se puede. Marchar para dar el presente mientras Sandra cuida a sus hermanitas, saber la clave de la tarjeta, acompañar a la abuela a que le den los remedios. Saber que Macri es gato, intuir que ya se va, salir cada vez más lejos del rancho en busca de billete. Saber que éstos se van, pero la gendarmería va a seguir en el barrio, prepotente, extranjera, bien poronga. Saber que lo ortiba sigue latiendo, qué la gorra es siempre enemiga, que de la política siempre se puede buscar un rescatín y que el gabinete de la escuela se parece cada día más a una comisaría.

Read More
Diego Tatian

¿Qué hacer con una destrucción?. Diego Tatián*

“Destrucción de la destrucción” es la expresión que, en un escrito del siglo XII, empleó el filósofo andalusí Averroes para responder al libro Destrucción de los filósofos, con el que teólogo persa Algazel había defendido la ortodoxia del Islam contra la amenaza del pensamiento griego que introducían los llamados falasifa o filósofos. Aunque sugestiva, se trata de una fórmula –la de Averroes– que designa una imposibilidad cuando la destrucción de la que se trata no es del orden de la teoría sino de las cosas y de los seres.

Read More
Laura Klein

Por un feminismo imposible. Laura Klein*

En 2015 el Ni Una Menos sorprendió no sólo a quienes veníamos ligadas al feminismo desde hacía muchos años, sino incluso hasta a quienes lo gestaron. La propia concurrencia estaba alucinada. Algo nuevo estaba surgiendo —con las mujeres, entre las mujeres, en una dimensión vivenciable masivamente y adquiriendo un sentido político. El feminismo no sólo había dejado de ser un término elitista, o vergonzante, incluso rechazado, sino que se convertía en una palabra capaz de subvertir los juicios sobre la vida cotidiana. En el 2018, luego de tres años de caldo de cultivo rizomático, anónimo, popular y contagioso, este fermento se mostró insólitamente fecundo: tras siete negativas, el Congreso de la Nación finalmente iba a tratar el proyecto de legalización del aborto. Un flujo no negociable asaltó las calles, una rabia creativa, una presencia insólita, una combatividad rebelde a las formas tradicionales. Las semanas en que se debatió el aborto, era el tema excluyente principal arrebatando las mesas de los colegios, de la cancha de fútbol, de la cena y de la cama. El pañuelo verde urticó, movilizó a la opinión pública de una manera que atravesó todos los filtros, todos tenían algo que decir. Fueron tan fecundos que esta vez casi podríamos decir que el movimiento de especularidad se invirtió y los pañuelos celestes surgieron como reacción.

Read More
Bruno Napoli

Un partido golpista. Bruno Napoli*

Una de las acusaciones más comunes al peronismo, y que intenta bajarle el precio a la historia cultural de ese amplio movimiento político, es la capacidad de sus dirigentes para “la rosca”: esa inveterada negociación de trastienda con los candidatos de turno, cada cual con una promesa distinta, para luego terminar en el lugar y momento correctos, y todos unidos (triunfaremos) detrás del ganador.

Read More
Langer-Mira

La Nelly. Langer-Mira*

*La Nelly, el personaje de historieta creado por Langer y Ruben Mira, apareció diariamente en Clarín entre los años 2003 y 2016. Después de estos años de ausencia, reaparece con viñetas inéditas, exclusivas para 27 de Octubre. Acerca de 27 de octubre Una revista para pensar en la coyuntura electoral los posibles comunes. Una cuenta […]

Read More
Sin categoría

Pibe bien. Naty Menstrual*.

Ayer conocí un pibito de esos que me gustan a mí, de esos que dibujo trazo a trazo a mano alzada con un marcador de sueños. Acompañaba a una amiga a tomar el colectivo, volvía a su casa después de haber compartido dos cervezas sin alcohol que terminaron siendo testigos de nuestros secretos.

Read More
Miguel Benasayag

¿Qué significa resistir hoy?, 2da parte. Miguel Benasayag*

Para resistir hoy es necesario abandonar radicalmente toda idea de triunfo. La resistencia hoy pasa por instalarse en la ciclicidad de la vida y saber que para la resistencia ningún objetivo es el objetivo del triunfo. Cuando nos va bien estamos contentos y cuando no va mal nos la bancamos, pero hay que separar resistencia y triunfo, porque ningún triunfo, ningún logro, por más deseable y justo que sea, es un triunfo para la resistencia. La resistencia, en la dinámica del devenir, va a investir coyunturalmente, situacionalmente, pero el elemento de la intervención no será nunca co-sustancial a la resistencia.

Read More
Miguel Benasayag

¿Qué significa resistir hoy?, 1ra parte. Miguel Benasayag*

Para resistir es importante comprender a qué se está resistiendo. Hoy en día, todo queda muy capturado dentro de visiones que pertenecen a una cartografía perimida. Por ejemplo, la macroeconomía dirige los procesos políticos y productivos, pero es muy importante comprender que estos procesos, autonomizados, no tienen amo, sino que cuentan con defensores, con servidores. La macroeconomía es una combinatoria autónoma y sus beneficiarios hacen todo para defenderla, matarían si fuera necesario. La macroeconomía, mediante determinados procedimientos y cálculos algorítmicos, utiliza gente, pero no tiene amo que determine la estrategia.

Read More
Raul Cerdeiras

El pueblo como desecho de la democracia. Raúl Cerdeiras*.

Cuando la política queda encerrada en el Estado bajo la forma “democracia” y se organiza en partidos -que son instituciones estatales- que proponen programas a desarrollar una vez instalados en el poder, el mecanismo de la representación viene a completar este circuito cuyo efecto principal es desactivar la capacidad y responsabilidad real de los pueblos para transformar la sociedad.

Read More
Back To Top