Sin categoría

Pibe bien. Naty Menstrual*.

Ayer conocí un pibito de esos que me gustan a mí, de esos que dibujo trazo a trazo a mano alzada con un marcador de sueños. Acompañaba a una amiga a tomar el colectivo, volvía a su casa después de haber compartido dos cervezas sin alcohol que terminaron siendo testigos de nuestros secretos. 

Una tardecita de verano que nos regalaba una brisa fresca después de un día de calor sofocante. Tan sofocante como la llegada de fin de año, como el balance del año que desaparecía. Ese balance de sueños realizados y amores que no eran amores más que en nuestra cabeza. Nuestro deseo y tantas cosas más.

A metros de la puerta de mi casa las dos rumbeábamos hacia la parada del colectivo, y en un momento me crucé con la mirada de un chico de esos q me gustan tanto a mí. Al cruzarme me guiñó un ojo. Quedé tonta y me di vuelta como él. Se quedó esperando y me acerqué, me dijo “sos hermosa” y me dio un beso. Qué boca. Qué beso. Me pidió el teléfono se lo di. Acompañé a mi amiga a la parada del colectivo sin dejar de hablar de lo que había pasado y sin dejar de empezar a imaginar que el amor se me había cruzado como regalo de fin de año. El cerebro vuela a la par del corazón muchas veces sin paracaídas.

Ayer conocí un pibito que hubiera podido ser, pero no fue. Ayer conocí un pibito que me cruzó en la calle. Que me guiñó un ojo y me dio un beso carnoso.

Ayer conocí un pibito que me pidió el teléfono y me llamó y no mintió.

Ayer conocí un pibito que vino a verme y nos tocamos y nos besamos a pesar de su rara timidez.

Ayer conocí un pibito que dijo “solo un rato, mañana nos vemos con más tiempo” y que se fue dándome otro beso.

Ayer conocí un pibito que al rato de irse me escribió un mensaje como un piedrazo a un vidrio de esos que merecen castigo cuando somos chicos.

“¿Qué tal tu vida?”, me preguntó, porque “la mía un desastre”.

Y disparó… “soy portador, tengo HIV, mi pareja me dejó hace una semana, se fue con otro chico y yo me siento menos. Estuve con muchas putas y travestis y no me cuidaba, pero creo que me contagió una mujer que trabajaba en la calle y que hay que hacer vida sana, y hay que cuidarse…”

Ayer conocí un pibito que me dio un beso carnoso en la vereda y pateó mis idiotas ilusiones al medio de la calle. Ayer conocí un pibito que tenía 21 años y podría ser su madre y como madre le hubiera dicho “nene tené cuidado, no vayas a andar besando mujeres extrañas por la calle”.

*Escritora, performer. Empezó a trasvestirse en los ’90 y comenzó a leer su propia prosa y poemas en el under porteño. Colaboró con los suplementos Soy y Las 12, del diario Página 12. Publicó Batido de trolo (Ignorantes, en Red Editorial), Continuadísimo (Ignorantes, en Red editorial) y Poesía recuperada (Zondo Gafuri) 


Acerca de 27 de octubre

Una revista para pensar en la coyuntura electoral los posibles comunes. Una cuenta regresiva hasta la elección. Cada día una nota escrita por amigues diferentes. En cada nota el pensamiento como potencia de lo presente. Y un punto de llegada: fuerza de rebelión y de fiesta para no quedarnos solo con lo que hay.

Back To Top