Ariel Pennisi

Primero de Mayo: la fiesta amarga

Episodio XXXV
“Prácticamente somos hombres inútiles, porque a las empresas, a los monopolios, lo único que les interesa es hacerse más ricos, más ricos cada vez, a costa de nuestra vida. Nuestra vida vamos a dar, sí, vamos a dar nuestra vida, pero reclamando lo que tenemos que reclamar, haciendo justicia, pedir que se haga justicia… ¿y la justicia cómo la vamos a hacer?: movilizando…”

Read More
Ariel Pennisi Florencia Carbajal

Crónicas y entrevistas 1

¿Es posible hacernos cargo del Común en tiempos de cuarentena? Alguien dijo que estas condiciones no producen en lo inmediato mayores modificaciones –más allá de lo obvio, es decir, el encierro–, sino que exagera rasgos preexistentes. En ese sentido, todo lo que no nos veníamos haciendo cargo del Común se expresa hoy como una imposibilidad aparentemente mayor. Sin embargo, conocemos, tomamos nota y nos enteramos de una red difusa de experiencias que ponen en juego con nueva vitalidad la pregunta inicial. Y se nos abre otra pregunta: ¿estaremos en condiciones de conectarnos unas con otras y todas las experiencias en las que la pregunta por hacerse cargo del Común vibra? Las articulaciones son múltiples: espacios autónomos de producción de tecnología, arte, cultura, sentido, comida, espacios institucionales como universidades públicas, sindicatos, viejos aliados como los movimientos sociales, las experiencias dosmiluneras, etc. Hasta el momento, la voz oficial que recorre los parlantes de cada hogar no hace mención a esa red ni a su vitalidad, es como si para la oficialidad que vive en cada uno de nosotros no formaran parte más que de una realidad paralela, bella, tal vez, elogiable por la bonhomía de intenciones e integrantes, pero lejanas a toda eficacia. Sin embargo, se recurre –e incluso es puesta como ejemplo– a la institución militar, es decir, el modelo de institución más reaccionaria, no solo con una historia de crímenes contra el Común a sus espaldas, sino con un presente vetusto, ineficaz a la hora de enseñarnos formas de relación que tengan algún interés, pero eficaz si se trata de la represión interna.

Read More
Ariel Pennisi Hernan Sassi Lucía Scrimini María Iribarren

No te alejes tanto de mí… algo está pasando

Episodio IV
Quisiéramos advertir la violencia de una medida, la cuarentena, en términos de comprensión de nosotros mismos: suspensión de las actividades (libidinales, económicas, ¡de cuidado!), encierro de niños y niñas sin contemplar la percepción bien distinta del espacio-tiempo respecto de un adulto (como insiste Lucía Scrimini), debilitamiento del sistema inmunológico, ensimismamiento psíquico, repliegue sobre la propiedad privada, hacinamiento y mayor exposición a enfermedades de quienes ya estaban expuestos por sus pésimas condiciones materiales de vida, entre otras cuestiones. Con una salvedad: hay anticuerpos económicos y subjetivos en la clase media que supimos conseguir… Quisiéramos, al mismo tiempo, señalar la violencia policial en condiciones de cuarentena como parte de una agenda democrática acuciante, así como el riesgo de ubicar a las instituciones militares en una especie de “nueva etapa”, cuando sigue tratándose de un modelo de institución basado en la obediencia debida, de extremo verticalismo (ni hablemos de patriarcado) y siempre disponible para los giros autoritarios de turno. Con otra salvedad: a las y los blancos de la clase media que supimos conseguir no nos cagan a palos tan seguido, ni nos humillan los uniformados. Quisiéramos ampliar las discusiones médicas y científicas de la hora, teniendo en cuenta que el ministro de Salud de la Nación dijo el 4 de marzo en una conferencia que se trata de “un síndrome gripal habitualmente con menos consecuencias que la gripe común… lo cual no quiere decir que sea fácil ni que la gripe común sea fácil”, o que el gobierno de India recomendó alimentación ayurvédica, entre otras posibilidades, o que algunos “locos” de distintas corrientes médicas y terapéuticas también tienen algo para decir y lo dicen. Con una última salvedad: para la clase media que supimos conseguir no hay nada más confiable que un profesional de la ciencia –si lleva guardapolvo, mientras no sea docente, mejor. Y, al parecer, “Quedate en casa” es una consigna que asume la hegemonía de una subjetivación difusa que por comodidad llamamos clase media. ¿Progresista? ¿Medio facha? Es cuestión de balcones con media hora de diferencia… Desde el punto de vista de la hegemonía de la consigna eso no importa.

Read More
Ariel Pennisi

Contra la prudencia

A veces, no hay nada más imprudente que el llamado “realista” a la prudencia. El gobierno de Cambiemos alentó y se montó sobre un viento contrarevolucionario por una revolución que no vivimos. Las primeras magras medidas del gobierno del Frente de Todos despertaron las críticas de siempre por parte de la derecha mediática y hasta una amenaza de tractorazo. El costo político no es directamente proporcional a la profundidad o al dinamismo de las políticas. Una vez descartada la crítica sensata y honesta de parte de las propias filas, el problema es otro. En algunos casos, los embates tienen que ver con los intereses de la concentración de la riqueza –estos sí radicales en sus posturas–, en otros las críticas provienen de un sentido común ramplón y servil, mientras que otro elemento a tener en cuenta es el miedo a cualquier indicio de transformación y movilidad social. Horacio González, en un artículo periodístico de abril de 2013, a caballo de manifestaciones muy voluminosas contra el gobierno de entonces, hablaba del “miedo a un estilo reformista moderado” que se expresaba en las calles, pero también en las virulentas editoriales de los principales medios opositores. En el límite se puede observar que para un gobierno que no responda directamente a la trama oligárquica y mafiosa que encarna un poder de facto peligroso para la democracia, aun cuando éste resulta moderado, concesivo y negociador, el conglomerado del poder fáctico es capaz de inventar el rasgo izquierdista, el vínculo corrupto o el secreto populista como un riesgo latente.

Read More
Back To Top