Ariel Pennisi Hernan Sassi Lucía Scrimini María Iribarren

No te alejes tanto de mí… algo está pasando

Episodio IV
Quisiéramos advertir la violencia de una medida, la cuarentena, en términos de comprensión de nosotros mismos: suspensión de las actividades (libidinales, económicas, ¡de cuidado!), encierro de niños y niñas sin contemplar la percepción bien distinta del espacio-tiempo respecto de un adulto (como insiste Lucía Scrimini), debilitamiento del sistema inmunológico, ensimismamiento psíquico, repliegue sobre la propiedad privada, hacinamiento y mayor exposición a enfermedades de quienes ya estaban expuestos por sus pésimas condiciones materiales de vida, entre otras cuestiones. Con una salvedad: hay anticuerpos económicos y subjetivos en la clase media que supimos conseguir… Quisiéramos, al mismo tiempo, señalar la violencia policial en condiciones de cuarentena como parte de una agenda democrática acuciante, así como el riesgo de ubicar a las instituciones militares en una especie de “nueva etapa”, cuando sigue tratándose de un modelo de institución basado en la obediencia debida, de extremo verticalismo (ni hablemos de patriarcado) y siempre disponible para los giros autoritarios de turno. Con otra salvedad: a las y los blancos de la clase media que supimos conseguir no nos cagan a palos tan seguido, ni nos humillan los uniformados. Quisiéramos ampliar las discusiones médicas y científicas de la hora, teniendo en cuenta que el ministro de Salud de la Nación dijo el 4 de marzo en una conferencia que se trata de “un síndrome gripal habitualmente con menos consecuencias que la gripe común… lo cual no quiere decir que sea fácil ni que la gripe común sea fácil”, o que el gobierno de India recomendó alimentación ayurvédica, entre otras posibilidades, o que algunos “locos” de distintas corrientes médicas y terapéuticas también tienen algo para decir y lo dicen. Con una última salvedad: para la clase media que supimos conseguir no hay nada más confiable que un profesional de la ciencia –si lleva guardapolvo, mientras no sea docente, mejor. Y, al parecer, “Quedate en casa” es una consigna que asume la hegemonía de una subjetivación difusa que por comodidad llamamos clase media. ¿Progresista? ¿Medio facha? Es cuestión de balcones con media hora de diferencia… Desde el punto de vista de la hegemonía de la consigna eso no importa.

Read More
Hernan Sassi

Milagro y el silencio

Cuando Tupac Amaru va al matadero no va solo. Además del pregonero que lo señala como tirano y traidor, lo acompañan quienes harán cumplir el dictamen.
Inmutable, también lo secunda una turba silenciosa.
Cuando cae el sable sobre el cuello del nieto de Huaina Capac, cuenta Galeano, la multitud indígena tronó: “¡Que nos maten a todos!”.
Es historia conocida, y olvidada, que el conquistador cumplió a pie y juntilla con ese pedido.

Read More
Back To Top