Rubén Mira*

Tiro al cana (diez apuntes sobre el nacimiento de un deporte saludable)

Especiales I
Cuando hablaba de la revolución del ‘93, mi viejo contaba que después de los sucesos centrales se disparó una venganza colectiva. Como la cana había participado activamente en la represión del levantamiento, después de la derrota, con las armas que se tenían o con las que habían quedado, los derrotados practicaban un nuevo deporte desde las ventanas y los balcones: el tiro al cana. Sí, cuando el cana aparecía, le encajaban un par de balazos para que tenga… y el cana tenía que salir corriendo, sin ninguna posibilidad de identificar quién le estaba tirando, pero con plena consciencia de dónde venían los disparos. Como resultado de este ejercicio, la presencia amable del vigilante de la cuadra, mito fundante y recurrente de la policía “buena”, fue desterrada a balazos por aquellos que habían sufrido en carne propia el peso de la represión buchona. Por un tiempo, en la ciudad no se vieron policías.

Read More
Rubén Mira*

Mi aparatosa proposición (Notas sobre Swift en la efeméride carapintada)

Episodio XIV I Por Rubén Mira – En 1729, durante una hambruna cuyo fantasma recorría Europa, Jonathan Swift propuso que, para mitigar sus consecuencias, los ricos podían comerse a los niños de los pobres. De esta manera, entre otros ahorros, los ricos tendrían la comida que les faltaba y los pobres menos bocas para alimentar. Es abrumador pensar en la vigencia formal de la sátira de Swift. Logros obtenidos en un género esquivo, condenado por Deleuze por su trasfondo moral, en sus clases sobre Spinoza. En Una modesta proposición, Swift funda la versión contemporánea del género y, a la vez, señala que toda intervención política es un problema formal. Porque el problema, tal como Swift lo encara, no es tanto lo que un género por sí mismo puede potenciar (lo comunicable, un mensaje previo al texto), sino el impacto que se puede crear a pesar de él, lo que el género puede expandir más allá de sí, lo que el género puede, en definitiva, degenerándose. Los logros de Swift, análogos a los de Burroughs, otro satirista mayor –tan admirado por Deleuze–, consisten en transformar el género satírico en soporte de una intervención política y a la risa en un portal, no hacia una verdad predeterminada, sino hacia la revelación de un estado de cosas interpelante e interpelado. Basta releer Una modesta proposición para constatar que la crítica de Deleuze solo puede estar dirigida a la sátira barroca, género que alcanzó su estatus canónico en la misma época en la que escribió Spinoza. Pero Swift es otra cosa.

Read More
Rubén Mira*

Segundos afuera (Notas sobre el virus).

Por Rubén Mira – Observo una conducta de mi gato: acecha al costado de la puerta que no debe atravesar porque lo tiene prohibido, y cuando abro, si puede, rápido, pillo, se cuela. Cuando está del otro lado, afuera, su impulso escapista se detiene de golpe, a dos o tres metros de la puerta. No sabe qué hacer, me mira, sorprendido y atemorizado, las dos cosas a la vez, como si de pronto un pase mágico hubiese transformado en nada lo que había a su alrededor. Se queda así un ratito, me mira, se achica como solo puede achicarse un gato.

Read More
Back To Top