Esa cosa oligárquica llamada democracia… (Rancière intempestivo)

Episodio CXXXI

Jacques Rancière*

 

“Esta elección de Presidente de la República por sufragio universal es algo que fue inventado por los realistas en 1848. Lo que era realmente un arma contra la democracia se volvió ahora la encarnación de la democracia…

Hay de qué hacerse la pregunta: ¿se trató una monarquía que De Gaulle colocó en el centro de nuestra vida política?

Ahora mismo no hay casi otra cosa a la cual se le llame «vida política» por aquí.

El problema es que nos acostumbramos a denominar «democracia» a un sistema fundamentalmente oligárquico.

Tratamos de arreglárnosla, pero llega un momento en que hay que ver a las cosas de frente, es decir, llamamos democracia a algo que no es democracia.

No quiere decir que esté mal necesariamente, pero quiere decir que no es democracia y que estamos en una especie de gran confusión de ideas que provoca efectos bastante peligrosos.

Lo que me interesa es prestar atención a lo que las palabras quieren decir, y sobre todo, qué queremos decir cuando hablamos de democracia.

Trato de plantear que de todas maneras la democracia es como una especie de escándalo. Un escándalo permanente con respecto a toda organización de gobierno. Lo que no significa que tenemos que vivir en la anarquía, pero significa. Efectivamente, que, por un lado, tendría que haber más democracia en las instituciones, y, por otro, la democracia es hoy [afirmamos] una forma de poder que es un contrapoder.

En ese sentido, la democracia es el poder de la gente que no tiene competencias particulares para ejercer el poder, pero tampoco el particular destino de estar sometida a un poder.

No hay una solución milagrosa, pero con certeza, si hubiera un método de sorteo, por ejemplo, tendríamos dos asambleas, una de las cuáles funcionaría como una especie de institución pre-jubilatoria para políticos…

Pienso que si, por ejemplo, tuviéramos efectivamente un recinto elegido por sorteo, sería seguramente más interesante.

Vimos algunos casos recientemente de comisiones elegidas por sorteo. Y comprobamos que no eran más torpes que otras. Se vio incluso con tanta claridad que escondimos las conclusiones bajo la alfombra…”

* (Argelia, 1940). Filósofo, dedicado al estudio de la filosofía política, la estética, el cine y la literatura. Participó del colectivo de trabajo que produjo el libro legendario Para leer el capital, junto a su maestro Louis Althusser, Étienne Balibar, Pierre Macherey, y otros. Publicó La noche de los proletarios, El maestro ignorante, El desacuerdo. Política y filosofía, La palabra muda. Ensayo sobre las contradicciones de la literatura, El espectador emancipado, Aisthesis. Escenas del régimen estético del arte, entre otros.   

 

 

***

 

France Culture, programa «Les Matins » abril 2022

https://www.instagram.com/tv/CchtQYgDErq/?igshid=MDJmNzVkMjY=

 

Traducción gentileza de Micael Queiroz

 

Ilustración MICÄEL

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp